GRUPOS DE TRABAJO • Ley


LEY

LEY DE EJERCICIO DE LOS PSICOMOTRISTAS EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES Y PERSPECTIVAS DEL EJERCICIO PROFESIONAL EN NUESTRO PAIS.

1) Reconocimiento del psicomotricista en el campo laboral:

• Ley Nacional 24.901 que regula el "Sistema de Prestaciones Básicas en Habilitación y Rehabilitación Integral a favor de las Personas con Discapacidad", en su Marco Básico, incluye expresamente al “Psicomotricista” dentro del Equipo mínimo de Profesionales para “Educación Inicial”, “Educación General Básica”, “Centro de Día” y “Centro Educativo terapéutico” (anterior a las gestiones de la AAP).

• Registro Nacional de Prestadores en Salud.
La Superintendencia de Servicios de Salud hace pública la Resolución 797/11 (30/8/11) que acepta la inscripción de los Licenciados en Psicomotricidad al Registro de Prestadores de la Salud, incorporando recientemente a los Técnicos.

• Provincia de Buenos Aires:
Matriculación en Salud Pública de los psicomotricistas en la Provincia de Buenos Aires. El Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires: desde la Secretaria de Fiscalización Sanitaria por Disposición Ministerial N° 2405/12, abre la Matriculación de los Licenciados en Psicomotricidad en Salud Pública (RUP).

Ley de ejercicio profesional del psicomotricista. La Legistalura de la Provincia de Buenos Aires sancionó el 30 de noviembre la primera ley de ejercicio de la Psicomotricidad en nuestro país.

• Provincia de Córdoba (anterior a las gestiones de la AAP):
Matriculación en Salud Pública de los psicomotricistas en la Provincia de Córdoba.
Cargos Hospitalarios por concurso.

2) La Psicomotricidad y sus ámbitos de intervención:

Como práctica profesional, la Psicomotricidad, opera y se desarrolla en los campos de la salud, de la educación y del desarrollo social y comunitario en nuestro país, desde hace más de treinta años.
ámbito de la SALUD: promoción y prevención de la salud y clínica o terapia psicomotriz;
ámbito de EDUCACIóN: educación común (nivel Inicial y primario) y educación especial, formación y capacitación docente;
ámbito de la ACCIóN SOCIOCOMUNITARIA: políticas publicas de desarrollo social y comunitario en promoción, prevención y asistencia en diferentes grupos etáreos.

En cada uno de estos ámbitos la Psicomotricidad viene marcando una presencia “de hecho”. Es decir que, más allá de los marcos legales que la avalen y enmarquen, ha ido teniendo una clara inserción ligada a la sumatoria de experiencias, como ocurre siempre con las disciplinas jóvenes. Este recorrido fue gestando un camino en el cual la Psicomotricidad y la práctica de los Psicomotricistas, van siendo escuchadas, van siendo reconocidos los efectos de las intervenciones y van teniendo lugar los intercambios con otros campos y disciplinas.

Particularmente en el ámbito de la salud, a lo largo de este recorrido tuvieron lugar las creaciones de numerosos Equipos de Psicomotricidad que sostuvieron y sostienen su práctica con un importante reconocimiento de diferentes profesionales. Los mismos no cuentan, con nombramientos formales, cargos, ni carrera hospitalaria, pero sí cuentan con un reconocimiento de hecho ganado por el peso de la tarea clínica y/o terapéutica de un gran número de psicomotricistas, sostenida a lo largo del tiempo. En el ámbito de la Educación Especial se logró el reconocimiento de esta disciplina, otorgando el cargo en planta funcional de “Maestro Especial de Psicomotricidad o Psicomotricista” Escalafón E en CABA.

3) ¿POR QUé los psicomotricistas en la provincia de Buenos Aires necesitábamos una Ley de Ejercicio Profesional?

La ley representa tanto un punto de llegada que procura recoger las distintas trayectorias y manifestaciones, aquí resumidas, que la profesión viene acumulando de manera creciente en las últimas décadas, como un punto de partida que las consolide e integre de manera coherente, articulando racionalmente las características y efectos de la formación, con las condiciones y garantías necesarias para la práctica profesional de la Psicomotricidad en la Provincia de Buenos Aires.

Al mismo tiempo, sirve para proveer a la profesión de una referencia regulatoria objetiva y común, no solo para los propios psicomotricistas, sino también para los distintos ámbitos, instituciones y personas que reciben sus servicios y constituyen su campo profesional efectivo.

LA LEY PUEDE REGULAR INTEGRALMENTE LOS 3 AMBITOS DE LA PROFESION

La actualidad de la Psicomotricidad en nuestro país distingue con claridad:

Un campo disciplinar
• Con origen en el terreno de la interdisciplinariedad, la Psicomotricidad ha ocupado el campo vacante de la relación entre la motricidad y los fenómenos psíquicos que se delineó a partir de las primeras enunciaciones del siglo pasado, erigiéndose como un nuevo campo disciplinar, esto es, un cuerpo conceptual y metodológico propio, coherente y comunicable. Asimismo, en tanto disciplina y práctica, ha debido fundamentarse sobre investigaciones científicas que prueben su eficacia y su utilidad para los objetivos de asesoramiento, evaluación, prevención, desarrollo, educación, reeducación o terapia que se propone, y que efectivamente realiza.

Una formación de grado acreditada
• La sola condición de graduado universitario con título comporta en nuestro país el inmediato derecho al ejercicio profesional, con rango constitucional conforme los arts. 14 y 20 Constitución Nacional, y que las actuales condiciones de informalidad en que se ejerce menoscaban ese derecho, por cuanto la ausencia de un marco regulatorio profesional impide el acceso al ejercicio habilitado por las incumbencias o alcances del título, situación que la sanción de la Ley de Ejercicio Profesional de la Psicomotricidad podrá reparar.

Un campo de intervención profesional identificable
• Como hemos visto, la práctica efectiva de la psicomotricidad se localiza principalmente en los ámbitos de salud, educación y socio-comunitario, como contribución al pleno desarrollo corporal y como estrategia terapéutica, tanto en el sector público como privado.
• Al mismo tiempo, el desarrollo de la oferta de formación de grado en el ámbito universitario, ha aportado mayor precisión y legitimación a sus alcances o incumbencias del título. Y existen incluso, ofertas formativas diversificadas en orientaciones (sobre todo en salud y educación) y especializaciones (Estimulación Temprana, Niñez, Adolescencia, Gerontología, Relajación terapéutica, otras) que evidencian la vastedad de este campo profesional.

Un colectivo profesional organizado
• No es novedad que las profesiones han afianzado históricamente su identidad y su campo disciplinar junto con la construcción de su propio colectivo profesional. En el caso de los psicomotricistas, este colectivo dista mucho de ser un mero recurso discursivo para una realidad dispersa. Actualmente existen en el país varias asociaciones profesionales en Buenos Aires, Santa Fe, Salta, Mendoza, Neuquén y alrededores, y Córdoba, como espacios de referencia y actualización profesional que enriquecen la práctica.

4) La Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) avaló la gestión por la regulación del ejercicio profesional del Psicomotricista.

5) Recorrido del Proyecto de Ley de ejercicio del Psicomotricista:

Su antecedente:
Expediente: E 109 2014–2015 “Proyecto de Ley de Ejercicio Profesional de la Psicomotricidad”. Firma: Marcelo Carignani

Aprobación del Senado (Comisiones: Salud Pública y Legislación General: aprobado sin modificaciones agosto y septiembre de 2014 respectivamente). Audiencia con la Comisión de Salud. Varias reuniones de trabajo, y de reflexión con la consiguiente reescritura del mismo sin Colegiación. Diputados: Comisiones Asociaciones Federaciones y Colegios: dictamen “no es oportuna la Colegiación de los profesionales en la materia” (mayo de 2015), Salud Pública: “aprueba el presente proyecto de acuerdo a los fundamentos del mismo” (noviembre de 2015), Legislación general y Asuntos Constitucionales y Justicia (se da de baja el Proyecto de acuerdo al art 107 de la Constitución Provincial: enero 2016).

Ley actual
Ley de ejercicio de la Psicomotricidad en Provincia de Buenos Aires
(Incorpora los cambios sugeridos al proyecto 2014-2015)
(Proyecto D- 1559/16-17)

“ESTABLECIENDO EL EJERCICIO PROFESIONAL DE LA PSICOMOTRICIDAD”

Fecha Inicio: 18/05/2016
Sanción de Ley: 30/11/2017
Autor: DEBANDI JUAN AGUSTIN
Co-Autores: REGO GRACIELA NORA; AMONDARAIN JUAN JOSE ; DIAZ MARCELO EDUARDO ; SILVESTRE JORGE LUIS ; GIACOBBE MARIO PABLO ; LOPEZ MONICA S ; ABARCA WALTER JOSE ; ROSSI JOSE IGNACIO

La Ley de ejercicio profesional de los psicomotricistas:

• Define y delimita el campo profesional de la Psicomotricidad: La Psicomotricidad investiga, reflexiona y acciona sobre este campo que se describe desde la perspectiva de pensar al cuerpo como una construcción en la relación a un otro individual y social; reconociendo como fundamental a la construcción del discurso y la práctica psicomotrices, los aportes de los discursos médico, psicológico, pedagógico y del arte (a través de sus expresiones rítmica, plástica), etc. Se delimita y específica, el objeto de estudio y trabajo de la Psicomotricidad en el cuerpo como construcción intersubjetiva, sus operaciones simbólicas, su capacidad de acción y sus modalidades de relación, y los métodos y procedimientos terapéuticos para su desarrollo y organización. Su evolución histórica ha ido estructurando un campo profesional autónomo que no solo está en condiciones de definirse y delimitarse social y jurídicamente, sino que exige tales precisiones en razón de su convivencia con otras profesiones complementarias o afines –medicina, psicología, etc.- muchas de ellas reguladas hace décadas.

• Jerarquiza la profesión garantizando la autonomía de ejercicio
Reconociendo sus orígenes en la interdisciplina, puede sostenerse no obstante que la Psicomotricidad reviste autonomía. Esto no excluye los indispensables canales de cooperación y articulación con la Medicina en general, la Psicología, la Fonoaudiología, la Psicopedagogía, la Pedagogía, la Kinesiología, pero sí implica superar cualquier concepción auxiliar o subordinada, habida cuenta que ninguna otra profesión subsume o contiene completamente su campo disciplinar ni sus diversos itinerarios terapéuticos.

• Confiere legitimación formal a la profesión
La evolución de la formación profesional Psicomotricista al nivel de grado universitario, carece de un adecuado correlato con las condiciones de ejercicio profesional. Se ha producido así un desequilibrio entre el componente académico y el profesional, ya que cimentándose el primero en las reglas de coherencia conceptual de la propia disciplina, en su carácter de formación de grado, en la determinación de los alcances del título, en los procesos de autoevaluación institucional, y de evaluación y acreditación externa, el segundo resulta contradicho y devaluado por ausencia de toda regulación y control.
El ejercicio de la psicomotricidad constituye desde hace décadas una práctica socialmente reconocida en el ámbito público y privado, de manera que una ley de ejercicio profesional no la crea, sino que legitima a esta situación de hecho.
Una profesión reconocida académicamente pero desprovista de regulaciones para su ejercicio no solo deprecia la práctica profesional, sino que constituye una gruesa contradicción entre el Estado-educador y el Estado-garante del bien común

• Regula las condiciones del ejercicio profesional y de las actividades de colaboración de la misma, en el sector público y privado Esta ley permite además desplegar y precisar con claridad las características y condiciones del ejercicio profesional: las distintas actividades de intervención (entrevistas con padres, el cuerpo del psicomotricista, actividad espontánea, actividad lúdica, actividad constructiva, actividades grafo-plásticas, relajación terapéutica); las distintas modalidades de intervención (individual, grupal o integrando equipos disciplinarios e interdisciplinarios); los distintos ámbitos de intervención (salud, educación y socio-comunitario); los distintos sectores (público y privado); el ejercicio profesional y las actividades de colaboración; las relaciones interinstitucionales e interdisciplinarias de articulación y cooperación; y los deberes y derechos profesionales.

• Reconoce otras instancias formadoras precedentes (posgrados, escuelas e institutos) con relación a la actual formación de grado universitario (Licenciatura).
Junto con la actual formación de grado universitario, existe una variedad de otras ofertas históricas en la formación del psicomotricista en Argentina (tecnicaturas y posgrados brindados por instituciones terciarias y por las propias asociaciones profesionales), que este proyecto de ley también atiende, incorporando alternativas que –en los casos donde los contenidos formativos aseguren un ejercicio profesional solvente y adecuado a las reglas del arte- permiten reconocerlas.

• Establece parámetros y prescripciones de orden deontológico.
La ética profesional constituye una dimensión tan relevante como la técnica y los instrumentos de intervención.
La formulación de deberes y derechos, de los requisitos personales y técnicos que deben ser satisfechos para el ejercicio profesional, y de las prescripciones de orden disciplinario que la ley provee para el ejercicio profesional para todo el territorio nacional, garantizan la adecuación del servicio profesional a estándares de calidad que la prestigien, que sean sostenidos en el tiempo y que la sociedad pueda exigir, y que habrán de integrarse con aquellos otros que los propios colegios o consejos profesionales establezcan oportunamente.

• Provee una regulación provincial como primera Ley de Ejercicio de los Psicomotricistas, que impulsa la legitimación y regulación de la profesión en las demás provincias.
Si bien el reconocimiento, regulación y control de las profesiones y los colegios profesionales son una potestad de cada provincia, la Ley de Ejercicio Profesional de la Psicomotricidad que propiciamos presenta una singularidad que habrá de estimular y modelizar similares regulaciones de la profesión en otras provincias, por el volumen de la PBA, la presencia de formaciones universitarias de grado y la expansión del ejercicio en los ámbitos de salud y educación existentes en su territorio.

6) Esta ley no aborda: 3 importantes cuestiones que consideramos como asignaturas pendientes:

• La incorporación del Psicomotricista a la Carrera Hospitalaria (Ley 10.471).
Para posibilitar también el acceso del psicomotricista a la carrera hospitalaria provincial, en igualdad de condiciones con otras profesiones del campo de la salud.

• Las disposiciones transitorias (fueron excluidos los artículo nº 23 y 24 del proyecto) que deberían ser reguladas para asegurar el control estatal en el ejercicio y promovía la jerarquización de la formación universitaria de los Psicomotricistas no titulados:

ARTíCULO 23º: Quienes a la fecha de entrada en vigencia de la presente estuvieren ejerciendo funciones propias de la psicomotricidad en instituciones públicas o privadas sin poseer título, certificado o diploma habilitante, podrán continuar en el ejercicio de esas funciones con sujeción a las siguientes condiciones:
a. Deberán inscribirse dentro de los trescientos sesenta (360) días de la entrada en vigencia de la presente, en un registro especial que, a tal efecto, abrirá el Ministerio de Salud.
b. Estarán sometidos a especial supervisión y control del Ministerio de Salud, el que estará facultado para reglamentar transitoriamente sus funciones en cada caso y si fuere necesario, en resguardo de la salud de los pacientes.
c. Estarán sujetos a las demás obligaciones y régimen disciplinario de la presente.
d. Se les respetará su remuneración y situación de revista y escalafonaria, aún cuando la autoridad de aplicación les limitare transitoriamente funciones de conformidad con lo establecido en el inciso b).

ARTICULO 24º: Quedan también habilitados por única vez para el ejercicio de la psicomotricidad, quienes a la fecha de entrada en vigencia de la presente ley posean título, certificado o diploma habilitante de psicomotricista otorgado por instituciones de nivel superior, públicas o privadas, reconocidos por autoridad competente. Estos títulos quedan equiparados a los efectos del ejercicio profesional al de licenciado en psicomotricidad y deberán incorporarse a los correspondientes registros habilitantes sin más requisito que acreditar el mencionado título, certificado o diploma.

• La apertura a la Colegiación de los Psicomotricistas.
Regular una profesión exige también construir su institucionalidad. Las normas de ejercicio profesional requieren de una autoridad legítima que las interprete, vele por su cumplimiento y resuelva eventuales situaciones no previstas promoviendo y/o creando normas complementarias. En este caso, acorde a sus características y desarrollo en nuestro país, y como ocurre con la mayoría de las profesiones, corresponde que este control lo ejerzan los propios colegios profesionales, sin perjuicio de los controles que en cada ámbito correspondan al estado provincial.
Al encontrarse en su etapa de expansión disciplinar y ante la diversidad de formaciones actuales, incluida la existencia de idóneos en la práctica, consideramos que la creación de un colegio profesional garantizará el control y la organización de la profesión bajo una perspectiva integral. Por otra parte, la colegiación reviste interés no solo para el colectivo psicomotricista. Opera también como factor equilibrador de la dinámica profesional en la representación y defensa del campo profesional, garantizando la idoneidad y ética del ejercicio, el efectivo control de la matrícula y la evolución profesional hacia nuevas formas de servicio.
Asimismo, teniendo la Psicomotricidad 3 ámbitos de intervención precisos: salud, educación y socio-comunitario, resultará muy dificultoso articular 3 autoridades de aplicación concurrentes para la ley. La creación del Colegio o Consejo Profesional aparece entonces como la solución más adecuada, que en un futuro próximo también deberá producirse.
Los órganos estatales de control actúan con la perspectiva de cada sector específico de su competencia. El colegio profesional actúa con la perspectiva de integralidad de la profesión. Esta Ley de Ejercicio permitiría articular ambas perspectivas.

7) Hacia la plena regulación de la Ley: necesita del colectivo de psicomotricistas participando para la reglamentación de la misma. Estaremos trabajando sobre este objetivo durante el 2018.

DESCARGUE AQUÍ LA LEY DE EJERCICIO PROFESIONAL DE LA PSICOMOTRICIDAD. PROVINCIA DE BUENOS AIRES »

Asociación Argentina de Psicomotricidad
Comisión Directiva

aapsicomotricidad@gmail.com

5 de diciembre de 2017